CONOCIENDO LA HABANA

 

En medio de decenas de edificios derruidos, que no conocen una gota de pintura hace muchos años, se levanta esplendoroso el Hotel Nacional de Cuba, que indudablemente tuvo sus mayores épocas de gloria antes que el régimen revolucionario castrista que tomó el gobierno hace más de 50 años, tomara su administración.

Los terrenos en los que hoy está situado el Hotel Nacional de Cuba, formaron parte de la zona que en los primeros siglos coloniales se denominaba Monte Vedado, debido a un decreto del Gobierno Español que prohibía que en esta zona se abriesen caminos hacia la playa: es por esto que uno de los salones lleva el nombre de "Sala Vedado". 

 

Los constantes ataques de corsarios y piratas y luego la toma de La Habana por los ingleses, llevaron a la edificación de diversas obras de protección y defensa, torreones, baterías, y en estos terrenos (los que hoy ocupan los jardines del Hotel), fue emplazada la Batería de Santa Clara, siendo declarada conjuntamente con el centro histórico de la Habana Vieja, Patrimonio de La Humanidad en 1982, por la UNESCO. De este sistema defensivo, actualmente se exhiben en el jardín dos cañones: el “Krupp” y el "Ordóñez", siendo este último el cañón más grande del mundo en su época.

El promontorio donde está construido el Hotel, era conocido como la "loma de Taganana", que alude al nombre con que se conoció por siglos la famosa cueva, que existe bajo los cimientos del Hotel, y por lo cual se nombra "Sala Taganana" a otro de los elegantes salones. 

A finales de la segunda década del siglo XX se decide iniciar la construcción de un Hotel lujoso. Las firmas americanas Mc Kim, Mead & White y la Purdy and Henderson Co, encargadas de los planos y la ejecución, concluyeron la majestuosa edificación en apenas 14 meses. 

El Hotel muestra en su arquitectura un estilo ecléctico, donde están presentes, el Art Decó, las reminiscencias árabes, las características de la arquitectura hispano- morunas, así como lo Neoclásico y Neocolonial, hasta se muestran detalles del ambiente californiano de siglos atrás, todo esto ha hecho que el Hotel sea el más interesante y excepcional en la región del Caribe como muestra única de tantas corrientes arquitectónicas. 

La noche del 30 de diciembre de 1930, tuvo lugar la inauguración del Hotel Nacional de Cuba, distinguidas personalidades de esa época acudieron al Ball Room, donde tuvo efecto la fiesta inaugural. 

Cada rincón de la Habna está plagado de historia y revolución, Viajar a la isla cuestiona nuestros más firmes convicciones. Moros y cristianos, maravillosos habanos y deliciosos mojitos hacen que esta experiencia sea inolvidable.